El sexto encierro de San Fermín 2016 ha sido muy rápido y con bonitas carreras ante la manada de los Victoriano del Río que se ha abierto en la calle Mercaderes permitiendo el lucimiento de los mozos. Por el momento es el encierro más rápido de estos sanfermines, con dos minutos y 13 segundos de duración, marcado por el comportamiento muy noble de los astados, sin ninguna embestida contra los corredores.

Cinco mozos han tenido que ser trasladados al Complejo Hospitalario de Navarra con contusiones, ninguna ha resultado herido por asta de toro.

Los toros han salido muy veloces y agrupados de los corrales de Santo Domingo, con los morlacos guiados por los cabestros, pero en seguida dos de los astados se han puesto en cabeza.

La manada ha comenzado a abrirse ya en la calle Mercaderes y ha seguido así por Estafeta dando oportunidades para ver bonitas carreras.

La ganadería de Victoriano del Río, procedente del municipio madrileño de Guadalix de la Sierra, participa en los sanfermines de forma ininterrumpida desde 2010. En 2015, un toro adelantado sembró el peligro y cinco corredores resultaron heridos con traumatismos.

Los espadas Juan José Padilla, Julián López “El Juli” y Alberto López Simón lidiarán a los astados de Victoriano del Río en la plaza de toros de Pamplona esta tarde.

En esta ocasión, uno de los once pastores de los encierros de San Fermín ha sido el portador del dispositivo de TVE que mide la actividad de los corredores. Miguel Araiz, alias Rastrojo, se ha puesto la camiseta inteligente que ha marcado una velocidad máxima de 16,39 km/h con una pulsación máxima de 168 latidos por minuto y ha quemado 117 calorías en 651 metros.