Morenito de Aranda e Iván Fandiño no lograron el triunfo en su mano a mano debido, en gran parte, al escaso juego del encierro de Martín Lorca que lidiaron.

Morenito de Aranda protagonizó los momentos de toreo más bello de la tarde en su faena de muleta al primero y en algunos lances con el capote.

Iván Fandiño estuvo a punto de pasar a la enfermería tras un feo revolcón en un quite al primero. Recibiría después otra voltereta al entrar a matar al sexto, sobrero de Pereda, el toro con el que más a gusto estuvo el vasco. Hubo petición de oreja pero no fue suficiente.