El primero de la tarde fue un toro muy en el tipo de la casa y tuvo clase. Curro Díaz se lució en su saludo a la verónica antes de brindar su faena a Emilio de Justo. La labor del jienense tuvo pasajes de sentimiento y profundidad, especialmente por el pitón derecho. Falló a espadas y eso le privó de pasear la primera oreja del festejo. El de Victorino fue aplaudido en el arrastre.

Morenito de Aranda brilló en su recibo de capote a la verónica. El astado recibió dos puyazos. La faena del de Aranda de Duero fue seria y profunda, muy torera, toreando con gusto y muy despacio. El fallo con la espada le privó de premio.

Gustó mucho Rubén Pinar con su primero, demostrando que atraviesa por un buen momento. El manchego aprovechó el buen pitón izquierdo del de Victorino para firmar naturales de excelente trazo, enganchando adelante y conduciendo la embestida hasta el final. De no haber fallado con la espada hubiese tenido premio.

El cuarto fue el toro con más dificultades del encierro hasta ese momento. El animal apretó mucho en los embroques y a pesar de que Curro Díaz lo intentó, la faena no pudo tomar vuelo. Se atascó con los aceros.

Morenito de Aranda fue fuertemente ovacionado con el quinto tras su recibo a la verónica. Tras un inicio de faena muy torero, el burgalés realizó una faena de mucha entrega ante un toro complejo, en la que destacó en pasajes sobre el pitón izquierdo. Mató de estocada casi entera y paseó un trofeo.

Se lució Rubén Pinar en su recibo al sexto de la corrida. Saludó Ángel Otero tras firmar un gran tercio de banderillas. Brindó el manchego a la Asociación de Esclerosis Múltiple antes de iniciar su faena de manera muy sincera. El torero entregado ante un toro importante al que consiguió cuajar en faena compacta. Mató de pinchazo y estocada siendo aplaudido en el arrastre el de Victorino.

Arroyo de la Encomienda (Valladolid), sábado 23 de marzo de 2019. Toros de Victorino Martín, bien presentados y de juego variado e interesante en su conjunto. Curro Díaz, ovación tras petición y silencio; Morenito de Aranda, ovación y oreja; Rubén Pinar, ovación y dos orejas. Entrada: Casi lleno. Al finalizar el paseíllo sonó el himno nacional con la plaza puesta en pie. Antes del inicio del festejo recibió un reconocimiento el ganadero Victorino Martín. Saludó tras parear al sexto, Ángel Otero.