Román cortó una oreja al tercer toro de Fuente Ymbro y la espada le pudo privar de obtener otro premio y abrir la Puerta Grande en el sexto. El mexicano Joselito Adame dio una vuelta al ruedo tras una petición de oreja minoritaria y Morenito de Aranda pechó con el peor lote de un encierro serio y fuerte de presencia.

Román saludó al tercero por verónicas antes de echarse el capote a la espalda, en un recibo variado y comprometido que terminó en los medios. Fue el comienzo de una faena que trajo grandes esperanzas por la condición del animal que respondió bien. Tuvo transmisión y brío en el inicio de la faena de muleta después de que Román brindara al público. Le dio distancia para lucir la embestida y hubo un cambio de mano largo. Sufrió una voltereta que solo hizo acrecentar la emoción. Finalizó con bernadinas y un estoconazo antes de pasear la oreja con la taleguilla rota. El sexto, alto y serio, también le ofreció opciones y se lo dejó venir al natural, a su aire y sin obligarlo. Lleno de sinceridad y entrega, firmó otra labor destacable solo emborronada por un metisaca previo a la estocada y el fallo con el descabello.

Joselito Adame brindó al cielo el alto y basto que hizo segundo. Le anduvo con la muleta hacia los medios antes de ligar series por el derecho. La faena estuvo bien construida con un principio y un final torero, rodilla en tierra. Entre medias hubo un cambio de mano templado. Mató de estocada caída y la petición fue insuficiente pero dio una vuelta al ruedo. El quinto soltó la cara y se rajó después de la tercera serie. No obstante, después de la huida a tablas pudo dejar muletazos de mano baja. La estocada fue efectiva.

Abrió plaza un toro astifino y cornidelantero que tuvo peligro, siempre metido por dentro y buscando al torero. El cuarto cuesta arriba, corto de cuello tampoco sirvió y Morenito de Aranda poco pudo hacer.