El peruano cortó una oreja en la tarde de su presentación como matador de toros en el coso del paseo Zorrilla.

 

Andrés Roca Rey se presentó en la plaza de toros de Valladolid en fecha taurina tan emblemática como el día de San Pedro Regalado. El peruano cortó una oreja del primero de su lote tras una emocionante y aguerrida faena, en la que sólo un pinchazo le privó del doble trofeo.

Roca Rey meció el capote con gusto de salida, toreando con empaque a la verónica y quitando después por ceñidísimas gaoneras. Manejó con mucho temple y suavidad la muleta el espada para conducir las embestidas del flojo animal de Núñez de Tarifa, antes de que se rajara. En ese momento, Roca Rey le plantó cara en terrenos de chiqueros y acortando distancias, logrando pasajes de gran emoción y conexión con el tendido. Finalizó con unas impresionantes manoletinas siempre a favor de la querencia del animal y paseó una oreja de mucho peso.

Frente al sexto poco pudo hacer el torero peruano pese a sus ganas de rematar la tarde y cortar la otra oreja que le abriría la Puerta Grande, ya que su oponente de Núñez de Tarifa echó la persiana demasiado pronto, sin apenas dar tiempo a Roca Rey a plantear su faena.

 

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de Toros de Valladolid. Más de tres cuartos de entrada. Toros de Núñez de Tarifa, el 4º como sobrero.

Sebastián Castella: saludos y oreja.

Alejandro Talavante: silencio y dos orejas.

Andrés Roca Rey: oreja y silencio.