El peruano corta cuatro orejas y un rabo; Alejandro Talavante logra tres trofeos; El Fandi y Perera uno cada uno en una corrida histórica donde se conmemoró el Centenario del coso con la lidia de toros de Domingo Hernández y Garcigrande

Le cortó una oreja de El Fandi al primero, un toro regular en su presentación y trapío. Faena muy en la línea de Fandi que cuajó al toro por ambos pitones y que tras una estocada y petición minoritaria le valió un trofeo. Oreja con pitos.

Miguel Ángel Perera también logró un trofeo en el segundo de la tarde. Un astado que fue noble y que tuvo calidad, al que el extremeño le cuajó una actuación con muletazos muy profundos, sobre todo por el pitón derecho. Faena destacada e importante que tras una estocada efectiva le sirvió para lograr el trofeo.

En el tercero Alejandro Talavante logró cuajar una faena muy vibrante que fue premiada con una oreja y fuerte petición de la segunda. Se negó el presidente a conceder el doble trofeo tras una actuación del extremeño que resultó completa y de plenitud en su toreo. Con un toro que embistió con mucho poder y mucha fijeza Talavante estuvo superlativo con el toreo en redondo y también al natural. Una oreja que supo a poco y que supuso una atronadora bronca al presidente por no conceder la segunda.

Salió en cuarto lugar el toro de nombre “Orgullito”, colorado, herrado con el número 55 del hierro de Garcigrande y un toro bravo y un torero en plenitud unieron sus nombres en la historia de Albacete en la corrida del Centenario. Magistral estuvo Roca Rey con este toro de Hernández al que le cuajó una faena para el recuerdo en la que el diestro mostró su poder, su temple, su técnica, su excepcional momento. Cumbre estuvo Roca Rey que toreó a placer este astado cuya muerte se le fue perdonada tras una larga faena y la comunión de todo el público enloquecido con la bravura del astado y la genialidad del diestro. Indulto y máximos trofeos al diestro.

Después del indulto y con la plaza aún en estado de shock, saltó al ruedo el quinto toro de la tarde ante el que El Fandi firmó una faena que no llegó a conectar con el público, inmerso como estaba aún en los momentos vividos previamente en la actuación de Roca Rey con el toro de Garcigrande. Así pues, el diestro granadino logró cuajar una actuación digna y con oficio que ,tras una estocada, resultó aplaudida.

Perera tuvo que bailar con la más fea ante el sexto del festejo. Éste resultó ser el peor, con diferencia, de la tarde. Complicado. Siempre a la defensiva, con la cara alta y sin entregarse, con él, el matador extremeño se la tuvo que jugar con autenticidad y entrega. Mucho valor tuvo que tener y mostrar Perera para estar ante él e incluso intentarle hacer faena pero la proeza no fue posible. Fue un toro francamente malo que puso a prueba las capacidades y el estado de forma en el que se encuentra el matador y ante el que Miguel Ángel no se amilanó mostrando una actitud muy valiente. Estocada al segundo intento y silencio.

Talavante se desquitó en el penúltimo toro del festejo del Centenario cuajando una actuación pletórica y llena de fantasía en la que mostró toda su tauromaquia. Fantasía con la muleta y toreo del bueno sobre ambos pitones que aliñó con momentos inspirados en los que hilvanó el toreo fundamental con el toreo más pinturero. Manoletinas, molinetes, toreo excelso que tras una gran estocada, obligó al presidente a concederle las dos orejas tras esta magistral y genial obra. Talavante culminó así una tarde-noche en la que bien podría haber cortado el extremeño cuatro orejas si no es por lo cicatero que fue el presidente en el primero de su lote negando el segundo trofeo.

Y cerró el festejo Roca Rey que hizo lo imposible mejorando la actuación con el toro que indultó. Dos orejas cortó de este octavo toro y lo logró tras una faena en la que desplegó todo su poder, su técnica, su conocimiento. Obra maestra y excelente en la que demostró por qué es máxima figura. Conocimiento de los terrenos, de las distancias, de las alturas, de la medida del toro. Gusto en la preparación de las suertes, en el manejo de las telas, en el cite y el acompañamiento de la embestida. Explotó Roca Rey e hizo vibrar a un público entregado que vivió un festejo histórico para una efeméride histórica. Faena culminada con improvisado toreo delante de la cara del toro que supuso el preludio a una estocada hasta la bola que sirvió para culminar una tarde cumbre. Dos orejas y puerta grande.

Albacete, 9 de septiembre de 2017. Feria Virgen de los Llanos. Corrida del Centenario. Toros de Domingo Hernández y GarcigrandeDavid Fandila “El Fandi”, oreja con pitos y aplausos; Miguel Ángel Perera, oreja y silencio; Alejandro Talavante, oreja y fuerta petición de la segunda y dos orejas; Roca Rey, indulto con dos orejas y rabo y dos orejas. Entrada: Lleno hasta la bandera.