Arrancaba hoy la Feria de la localidad albaceteña de Tarazona de la Mancha con una corrida de toros en la que hacían el paseíllo Rafael Rubio “Rafaelillo”, Curro Díaz y David Mora frente a un encierro de Los Ronceles.

De impresionante lamina y recibido con aplausos el de los Ronceles al que el murciano lo toreo bien a la Verónica, apretó en varas con clase y en banderillas puso en apuros a la cuadrilla, solventado bien las dificultades. La faena de Rafaelillo llena de verdad y pureza sobre todo a diestras con temple , mando y longitud con una suavidad pasmosa y la armonía de impresión ante dos velas de órdago, a zurdas a menos por el recorrido, el adorno por bajo para remarcar y la apoteósis de la estocada entre los pitones de premio grande que al final quedó solo en Oreja y aplausos al toro.

Verónicas de ensueño al castaño de lujo de los Ronceles que descolgó en las verónicas de Curro Díaz para derribar al piquero al tomarlo por los pechos y poner posterior emoción en banderillas. Perdió fuerza el castaño en faena corta y más en cercanías en la solanera donde parece más fácil, Curro en fases cortas pero llenas de arte exquisito de poder y saber, lo mejor al final con plasticidad y gusto para cerrar con estocada en el hoyo de muerte fulminante, Oreja.

David Mora recibió a la verónica ganando terreno y con templanza a otro de excelente lámina pero con menos clase, al que se permitió hacerle un quite antológico. El animal acuso durante la lidia el golpe en tablas al intentar saltar al callejón, David lo brindó a Sergio Serrano y Luis Gerpe. Su faena, con las reservas de la complejidad, fue del acuerdo de todos por ambos pitones y series cortas, no daba para más, como expresó en el mismo brindis. Estocada que fue suficiente.

Bonito de hechuras el de los Ronceles al que Rafaelillo le recetó tres verónicas soberbias. Su comienzo de rodillas encandiló a la parroquia tras los bocadillos de la tierra. Fueron tres y el de pecho para romper la música, embistió bien y con clase para Rafaelillo darle de comer a base de ponerse en el sitio y ligar. Hubo mano baja y los de pecho, de pitón a rabo. Al natural tuvo más recorrido, rematando el murciano muy atrás, la vuelta a la derecha por molinetes de rodillas, levantaron al público, rafarl optó por las cercanías en un arrimon marca de la casa. La verdad del toreo muy al final y a diestras con muletazos encajados, buenos por simples y bellos y el toro colaborador. A pies juntos al natural firmó su obra con un cambio de mano y un natural de los de antes. Pinchó en el primer encuentro y un estoconazo en el segundo para rodar sin puntilla entre los aplausos mientras duró la agonía. Un gran toro para una gran faena. Oreja.

Curro Díaz estuvo antológico a la verónica, con tres y media de cartel, para pasar al desconcierto tras derribar bruscamente al picador y enciscarse el animal en el caballo. Duró mucho la brega para sacar al toro y levantar al caballo, mermando las fuerzas del toro. La faena fue un mimo de Curro en intentar algo ante la falta de fuerza y celo. Fue con el medio pase y aguantando los tornillazos del bicho. Sonó la música y Curro echó el resto, muy metido en los pitones y con un peligro palpable. La estocada y la honradez para cortar una oreja.

David Mora cerró el sexto con unas verónicas de otra época, abrochadas y rematada con delantal y media de tronío. El animal parado y con falta de raza Mora le saco todo lo que llevaba dentro más a diestras, por el izquierdo arrebaña y corta el viaje, muy metido en las perchas y muy cruzado David se ganó la honra y el aplauso de los pucheritos como se les llama a los lugareños, agarró el acero para pinchar dos veces y estocada al tercer intento, fue ovacionado.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Tarazona de la Mancha, Albacete. Primera de Feria. Corrida de toros. Casi tres cuartos de entrada.

Seis toros de Los Ronceles.

Rafael Rubio “Rafaelillo”, oreja y oreja.

Curro Díaz, oreja y oreja.

David Mora, oreja y ovación.

Informa: Ignacio Rubio