Rafaelillo lidió con facilidad y clase al primero, encastado y con movilidad. Con el cuarto, mucho más exigente e incierto, el murciano se mostró muy capaz y solventó las dificultades con maestría. Mató de una excelente estocada al segundo intento.

‘El Cid’ se gustó en algunos pasajes de sus dos faenas, tanto con el noble segundo como con el bravo quinto. Durante toda la tarde anduvo con serenidad en el ruedo.

foto2Morenito de Aranda se estrelló con el lote con menos posibilidades de una interesante corrida de Adolfo Martín.

Madrid, domingo 2 de octubre de 2016. Toros de Adolfo Martín. Bien presentados, entipados, bajos, muy serios. Corrida exigente, con fondo de casta y raza a excepción de tercero y sexto. El resto, sin terminar de romper, encastados y con matices. Con calidad y bueno el primero, ovacionado en el arrastre. Rafaelillo, ovación con saludos en ambos; El Cid, ovación con saludos y ovación con saludos tras aviso; Morenito de Aranda, silencio en ambos. Entrada: Tres cuartos de plaza.