EN MURCIA MOSTRÓ UREÑA LO QUE ES EL VERDADERO  TOREO A NATURAL 


Todos aquellos que no han estado esta tarde en la plaza de toros de Murcia se han perdido dos grandes de faenas de dos grandes toreros. En el mano a mano que se dejó el cartel por la lesión de Talavante, pudimos ver como estos dos toreros saben entender a sus toros tengan la fuerza que tengan y sacarles todo lo que tienen dentro.

El primero de la tarde pecó de falta de fuerza, pero resultó noble y con calidad en sus embestidas las cuales aprovechó Perera para templarlo a media altura con mucho gusto, pero la falta de transmisión del animal impidió que la faena calase en los tendidos. Mató de media estocada y saludó una ovación.

Se lució Miguel Ángel en el quite al tercero de la tarde, realizado por tafalleras y cordobinas. Se marchó al centro del redondel para comenzar la faena de muleta con pases cambiados por la espalda, para continuar en una faena con grandes momentos por ambos pitones en series en las cuales dió largos descansos al toro para que aguantase sin caer por su falta de fuerza. Terminó con un arrimón y unas bonitas manoletinas antes de una buena estocada y pasear la primera oreja de la tarde.

Noble y justo de fuerzas el quinto de la tarde, donde Perera tenía que poner todo de su parte y eso fue lo que sucedió, tandas en las cuales el toro se paraba cada vez que pasaba y el extremeño aguantando sin moverse para dar el siguiente, mostrándose muy por encima de su toro mató de estocada trasera y caída y paseó su segunda oreja que le abría la puerta grande.

Recibió Paco Ureña al primero de su lote con buenas verónicas, para comenzar ganándose al respetable con un buen quite por gaoneras. Su brindis al cielo fue un momento muy emotivo para el torero, contagiando al respetable. Comenzó la faena de muleta rodillas en tierra pero el astado se quedó corto de inmediato no dando muchas posibilidades de  faena al lorquino que lo intentó por ambos pitones sin conseguir nada en claro. Mató de media estocada en una extraña arrancada del toro y saludo una ovación tras leve petición.

El segundo de su lote fue devuelto a los corrales, corriendo turno y saliendo el previsto en sexto lugar. Brindó a nuestro compañero y vicepresidente del Club Taurino de Lorca que esta misma mañana enterraba a su padre -desde estas líneas le mandamos un sincero abrazo a la espera de dárselo de manera personal -. Paco supo entender a su toro de manera magistral y lo que parecía no tenía una faena, lo convirtió en faena para el recuerdo, mostrándose muy por encima del toro barrió el albero toreando al natural con temple, llevando largo al toro de manera especial por la izquierda. Mató de estocada tras pinchazo y paseo una oreja que si llega a matar a la primera pudiese haber sido más.

En sexto lugar salió el sobrero del hierro de Parladé, con el cual Paco Ureña convirtió en realidad una de sus faenas que siempre se sueñan y consiguió hacer soñar a los asistentes, pero con los ojos abiertos a una realidad. Si entre los premios de la feria se diese uno a los mejores naturales, hoy se lo ha puesto casi imposible al resto de compañeros que tienen que pasar por nuestra plaza. Consiguió Ureña, y lo digo porque lo he visto realmente a la salida de la plaza, que aficionados se pararan en la calle hablando y dibujando con la mano como componía la figura el de Lorca. Finalizó la faena toreando en redondo con las dos rodillas en tierra y paseó las dos orejas tras el estoconazo dado tras un pinchazo.