El primero de la tarde era muy amigo de las tablas y allí se refugió toda la faena. Manuel Díaz “El Cordobés”, tuvo que jugar a favor de las querencias de su antagonista para robarle algunos muletazos. Aquerenciado y sin mucho ímpetu en sus embestidas poco más pudo hacer el diestro, una media estocada en buen sitio fue insuficiente y preciso de varios descabellos, su labor fue silenciada.

Parado y manso fue el cuarto de la tarde ante el que no pudo lucir su toreo El Cordobés, un lote que no permitió el triunfo.

Brusco y manseando salió el segundo de la tarde, al que Padilla recibe con una larga cambiada, un toro al que no banderilleo, de repertorio tiro el jerezano para arrancarle un trofeo tras una labor meritoria en terrenos del toro.

El quinto de la tarde, sirvió a Padilla para desquitarse del sin sabor del primero de su lote. Un toro con mejor tranco al que el jerezano pudo exprimir por ambos pitones y al que le enjareto faena jaleada por la grada y premiada con el doble trofeo.

Sensación causo Lagartijo en el tercero de la tarde, un burraco de buen son, al que el novillero trato de forma exquisita por ambos pitones. Templado y con buen aire llevo al novillo tanto en redondo como en naturales profundos, una faena de gran calado que llegó y de qué manera a la grada que le premio con el doble trofeo.

 

El sexto de la tarde, se lo brindó Lagartillo a sus compañeros de cartel, El Cordobés y Padilla. Rafael Gago destaca en la lidia del sexto en el tercio de banderillas. La tarde de ensueño del novillero, encajado, enfibrado y con un dominio de los terrenos y los trastos que llevaron empapado en la muleta a su antagonista en tandas en redondo reunidas y encajadas. Al natural con la mano baja, arrastrando la muleta y llevando largo al toro se gustó y gusto al respetable.

Ficha del Festejo

Toros de Guadalest, Novillo de La Quinta (6º), de variado juego.

Manuel Díaz “El Cordobés”, silencio / saludos

Juan José Padilla, oreja / dos orejas

Lagartijo, dos orejas / oreja

Incidencias.- Lleno en los tendidos en tarde de mucho calor.