El salmantino hace lo más destacado ante una descastada corrida de La Palmosilla

Por Gonzalo I. Bienvenida

Fotos: JAVIER ARROYO

Abrió la tarde un toro de La Palmosilla bajo, de buenas hechuras, con la cara hacia delante. Curro Díaz lo recibió dispuesto, dándole sitio para que embistiera. Desmalladas resultaron las verónicas. Castellanos lo lidió con templanza y acierto. El toro se fue viniendo arriba, fue asentándose. El inicio de Curro tuvo torería, consciente de la clase del de La Palmosilla aunque también de su corto recorrido. Por momentos faltó acople dentro de una faena con detalles de muchos quilates. Cuando se frenó el toro Curro lo estoqueó por arriba. La ovación reconoció la torería, el presidente no atendió la petición mayoritaria.

Estrecho de sienes, tocado arriba de pitones fue el cuarto. Fino en su armónica morfología. Pronto mostró falta de humillación. Curro Díaz confío pronto asentado con el capote. La media tuvo sabor. El largo puyazo lo dejó aviado. Curro no se aburrió pese a la brusquedad del toro en las primeras tandas. Extrajo naturales llenos de sentimiento y remates de mucha personalidad. Volvió a estoquear con contundencia.

Otro cantar fue el segundo de La Palmosilla. Un colorado sin cuello, basto y pesado. Juan del Álamo bien en el saludo capotero que le costaba pasar. Mambrú y David Sánchez saludaron tras parearlo. Desarrolló guasa en el segundo tercio quedándose por debajo, embistiendo recto y con mal estilo. Juan del Álamo tiró de raza para buscarle las vueltas. La estocada corta cayó trasera.

Juan del Álamo continuó con la misma intensidad que en su turno anterior. Cortó una oreja a base de disposición e inteligencia. Lo recibió de rodillas pirmero con una larga y después por verónicas. Ya en la muleta logró extraer lo mejor del toro: embestía a arreones y sin terminar de pasar. Del Álamo tuvo paciencia y logró que se entregase el toro en las tandas finales tras resultar volteado. Se fue detrás de la espada que quedó trasera.

Bonito de cara y hondo en su hechura, el tercero pecó de falta de fuerza. Román lo recibió a pies juntos. Mejor trato le dio Iván García midiendo los capotazos. Al toro le faltó celo en el último tercio, Román combatió con ganas esa condición. Con la izquierda le robó algún muletazo largo dentro de una faena ligera. Buscó alegrar la embestida humillada y dormida del de La Palmosilla. Remató con varios molinetes antes de estoquear al tercer intento y muchos descabellos.

El sexto fue un toro muy entipado en la casa. Un jabonero fino y astifino. Se movió de salida sin mucha transmisión. Román se mostró dispuesto. Iván García debutó en la cuadrilla del valenciano saludando una ovación tras parealo. Brindó Román su faena al cirujano del equipo médico de Valencia, Fernando Carbonell. Inició la faena por estatuarios. El valor sigue intacto en Román no así su progresión de técnica. Al toro le faltó raza para buscar los vuelos por abajo, Román intentó consentirle sin éxito. Dio mucho muletazos pero cuando más llegó a los tendidos fue en las manoletinas finales. Mató de estocada.

Valdemorillo (Madrid), sábado 9 de febrero de 2019. Segunda de la Feria de San Blas y la Candelaria. Toros de La Palmosilla, bien presentados y escasos de raza en su conjunto. Curro Díaz, ovación tras petición mayoritaria y palmas; Juan del Álamo, sliencio y oreja; Román, silencio tras dos avisos y palmas. Entrada: Dos tercios. Saludaron Mambrú y David Sánchez tras parear al 2º, e Iván Gracía al 6º.