SIn suerte el debutante David Martínez ante una novillada de El Cortijillo con tres utreros nobles y otros tres más complicados

Abrió plaza un novillo noble, que embistió con suavidad, boyantía y repetición a la muleta del novillero albaceteño Mario Sotos. Tuvo temple el animal y lo aprovechó a su manera Sotos, toreando bien por los dos pitones. Aunque con la espada pinchó en dos ocasiones, su actuación fue premiada con una oreja.

Palmas tras petición de oreja obtuvo como balance tras lidiar a su segundo. Sotos anduvo entonado ante un novillo más bravete, incluso con su punto de genio. Le dio fiesta por los dos pitones, mostrando más solvencia que en su anterior turno y demostrando también estar más “puesto” que sus compañeros de cartel. Mató de una estocada defectuosa y le pidieron la oreja que, esta vez, el presidente rehusó conceder.

Toñete demostró su buen concepto ante el segundo, un novillo parecido al primero, que embistió con nobleza pero, a la vez, con poca fiereza. Bien anduvo Toñete tanto con la derecha como con la izquierda, toreando despacito y adornándose con gusto. Sin embargo, dejó media estocada, el novillo tardó en caer y empleó con poco tino el verduguillo. Fue ovacionado.

Silencio hubo a la muerte del quinto, un utrero con bastante genio -quizá, el peor del encierro- ante el que se peleó Toñete en series de muletazos dificultosas por la condición del oponente. Mató al tercer viaje y el capítulo no pasó a mayores.

David Martínez, torero de considerable estatura, llevó a cabo su debut con picadores frente al noble tercero. Se le notaron las carencias propias de quien acaba de aterrizar en un nuevo escalafón. Además, se eternizó con la espada y el descabello. Fue silenciado.

No logró tampoco pasajes lucidos ante el novillo que cerró plaza. Martínez anduvo voluntarioso pero sin lograr imponerse al genio del animal. De nuevo anduvo premioso con los aceros.

Albacete, lunes 11 de septiembre de 2017. Feria de la Virgen de los Llanos. Novillos de El Cortijillo y Lozano Hnos. (3º y 5º). Bien presentados, nobles y manejables los tres primeros y con más genio los otros tres. Mario Sotos, oreja y palmas tras petición; Toñete, ovación tras aviso y silencio; y David Martínez, que debutaba con picadores, silencio en ambos. Entrada:Menos de media. Antes del paseíllo Pimpi de Albacete depositó dos rosas blancas en el centro del ruedo en el día del cumpleaños de Dámaso González, fallecido recientemente.