Álvaro Ojeda está indignado, indignadísimo con la reacción en redes sociales de algunos energúmenos que celebraron la muerte del torero Víctor Barrio en la plaza de toros de Teruel.