El Ateneo Mercantil de Valencia acogió este jueves una nueva edición de Aula Las Provincias, esta vez bajo el título “Toreros para el siglo XXI”. Los protagonistas fueron los matadores Alberto López Simón, Andrés Roca Rey y Román, anunciados los tres en la próxima Feria de Julio de la capital valenciana. Junto a ellos, el gerente de la empresa del coso de la calle Xàtiva, Nacho Lloret, también participó en una mesa moderada por los periodistas Pedro Toledano y José Luis Benlloch. El salón se abarrotó para la ocasión de aficionados.

“No fue fácil resistir, son momentos duros porque ves que el sueño está cada vez más lejos. Hubo bajones grandes y pensé varias veces en tirar la toalla”, confesó López Simón sobre los momentos en que no tenía contratos a la vista. “Lo que me impresiona del toro es la verdad y si el entorno tuviera la mitad de esa verdad, me atraería mucho más”, comentó el madrileño, que apuntó también que en el momento más crítico de su carrera llegó “Julián Guerra, que me pidió un mes de mi tiempo para que encontrara mi camino. La relación entre torero y apoderado debe de ser total”.

Román señaló: “Motiva ver situaciones como la de Alberto, al que le ha costado llegar y ha llegado. Los triunfos siempre han servido”, dijo el valenciano, que sobre su situación actual expresó: “No lo tengo fácil, pero como la mayoría de mis compañeros. No me alegro de que me ocurriera lo del año pasado pero ahora estoy feliz, aquello me ayudó y seguro que se van a abrir las puertas. Jamás me he arrepentido de ser torero ni me arrepentiré. Esta profesión requiere mucho sacrificio y todo el tiempo que le dediques es poco”.

Roca Rey, que pasó de becerrista a matador de toros en muy poco tiempo, dijo: “En mi caso el maestro Campuzano ha sido clave, me vine a España, mis padres no me dejaban en principio pero entre el maestro y yo convencimos a mi familia porque esto es lo que quería. No fue fácil pero sentía que era lo que más deseaba”. El peruano confesó: “De España me sorprendió su seriedad, la dificultad de ser torero y supe que lo que tenía que hacer era triunfar desde el primer minuto porque si te sales de ese camino es muy complicado volver”.

“Cuando toreas con las figuras te das cuenta del nivel tan alto que marcan y de la rivalidad que existe ahí arriba. La exigencia del público es buena, eso significan que esperan mucho de uno mismo”, señaló López Simón; añadiendo Román: “El toreo es muy bonito y no me cambio por nadie. Lo más duro es prepararse para un compromiso con la máxima entrega y que luego no salgan las cosas”. El valenciano matará la corrida de Cuadri: “Tengo unas ganas tremendas y estoy encantado de matar la corrida. Espero que por fin Valencia me vea como deseo”.

Roca Rey agregó en su turno de palabra: “Me gusta torear bien y despacio, como a cualquiera, pero no todos los toros permiten desarrollar tu concepto. No se trata de arrollar la razón, sino de apostar cada tarde. Triunfar para los jóvenes es necesario y para ello hay que hacer cosas que no van con tu concepto”.

NACHO LLORET: “Julio debe ser el reflejo de lo que va siendo la temporada”

Por su parte, el gerente de Simón Casas Productions, Nacho Lloret, comentó: “Julio debe ser el reflejo de lo que va siendo la temporada, de todo lo bueno que pasó en Fallas y también en San Isidro. El abono tiene un nivel importante en el aspecto ganadero. Con Cuadri se zanja una polémica que se abrió hace dos años. Es una feria corta pero eso no quiere decir que no tenga argumentos. Hacer la feria más larga no tiene sentido. Creemos en la feria de Julio respetando su identidad con un toque torista, con las figuras y los jóvenes”.

El diputado de Asuntos Taurinos, Toni Gaspar, invitó a los aficionados a la exposición de cartelería taurina que hasta el próximo mes de octubre acoge el MuVIM y emplazó a la afición a no faltar ningún día a la plaza. Destacó “el futuro” que representan los tres toreros y sobre los antis, dijo: “Cuando uno pierde los argumentos pierde la razón”. Sobre Julio, matizó: “Tenemos cinco días para disfrutar de esta nueva generación de toreros”.

El acto se abrió con un respetuoso minuto de silencio en memoria de Víctor Barrio y unas emotivas palabras de Pedro Toledano en recuerdo del torero segoviano.