Defensa de la variedad de encastes como base de la fiesta de los toros

En la tercera de las charlas-coloquio de las “XVII JORNADAS TAURINAS” de Villaseca de la Sagra se ha vuelto a demostrar la enorme afición a los toros que hay en la localidad al darse cita en el Salón de Actos Municipal una ingente cantidad de público ávido de escuchar las opiniones de los ganaderos asistentes a la charla. Las protagonistas han sido las divisas del campo bravo español de Raso de Portillo, El Gustal de Campocerrado, Víctor Huertas Vega y El Añadío. En ella, se ha defendido la variedad de encastes en los animales a lidiar, una riqueza genética que aporta el campo bravo y que no se puede perder. Todos los ganaderos presentes defendieron la variedad de encastes como base de la fiesta de los toros en los tiempos actuales. La charla coloquio estuvo moderada por el periodista y Director de Informativos de Radio Castilla-La Mancha, Oscar Castellanos.

La charla coloquio que bajo el título, Ganaderías del Campo Bravo: “De Ibarra a Saltillo” resultó interesante para todos los presentes que no se aburrieron por los comentarios que los ganaderos presentes disertaron a lo largo de más de una hora y media y que concentraron la atención de todos los presentes con un objetivo común para todos los ganaderos presentes que el encaste Santa Coloma es una riqueza genética que no debe de perderse y dar más importancia en el toreo actual.

Los ganaderos de Raso de Portillo, Iñigo y Mauricio Gamazo que cuentan con la primera ganadería registrada en España y se puede considerar la más antigua de España pastando sus reses en Aldeamayor de San Martín, Boecillo y la Pedraja de Portillo (Valladolid). Los ganaderos indicaron que en un principio eran ganaderos comuneros hasta que la Familia Gamazo adquirió el hierro en 1880 e hizo la ganadería moderna. Actualmente cuentan con unas 120 vacas y un total de 350 cabezas. Así mismo señalaron que sobre 1954 después de una tienta en la que participó el matador de toros, Antonio Bienvenida, se comenzó a introducir sementales de casta Vistahermosa y Santa Coloma. Indicaron que la ganadería la tienen por tradición familiar y por afición señalando que “está claro que le tenemos que sacar rentabilidad, pero nadie nunca se lo ha planteado como un medio de vida porque tendríamos que cambiar de encaste para meterte en el circuito de las figuras”.

Por su parte el ganadero de “El Gustal de Campocerrado”, Ángel Madrazo que se puede considerar el último reducto de Manuel Arranz en Salamanca los famosos “Arranz” pastando sus reses en el corazón de la dehesa de Salamanca como es Campocerrado. Señalando que la ganadería se formó con vacas de Alfonso Navalón y un toro que el ganadero Ramón Sánchez de nombre “Genovés” nos regaló a la familia pero a lo largo de los años hemos ido refrescando teniendo inicialmente algo de la rama de Graciliano Pérez-Tabernero con madres de procedencia Martínez en tiempo de Manuel Arranz que se nota actualmente en nuestra ganadería. El ganadero de El Gustal de Campocerrado indicó que “nosotros sobre todo mi padre seguimos teniendo la ganadería por pura afición y sobre todo romanticismo”.

El ganadero toledano, Victor Huertas, actualmente presidente de la Asociación de Ganaderías de Lidia ha sido siempre fiel a este encaste de Santa Coloma y mantiene lo heredado desde que en 1942 su padre Victor Huertas Vega iniciara esta aventura como ganadero. Las reses pastan en la finca de “Ejido de Malhincada” en el término municipal de Calzada de Oropesa (Toledo) donde tiene alrededor de 100 vacas y sacando normalmente de camada tres o cuatro novilladas picadas. El ganadero por su parte señaló que “debemos de concienciarnos de los encastes que están en peligro de extinción. Se deberían de potencia de alguna manera ese tipo de ganaderías para que no desaparezcan como es el caso de muchas de encaste Santa Coloma”.

Por último la ganadera jienense del “El Añadio”, María Jesús Gualda propietaria de este hierro de encaste Coquilla-Santa Coloma que cría bravura desde cinco generaciones, con diversos encastes, para rematar en lo actual de Coquilla con Santa Coloma vía Buendia con algo también de San Martín de Chafik. La ganadería de “El Añadio” se encuentra en la localidad de Vilchez manteniendo aproximadamente 100 vacas con alrededor de cuatrocientas cabezas. Señaló que “soy una enamorada del toro en tipo Coquilla un tesoro genético que tenemos y estamos obligados a conservar”. Destacar así mismo que en la última Feria del Turismo FITUR la ganadería “El Añadio” recibió el premio al turismo activo a la labor que hace esta ganadería en pro de la difusión de la cultura del toro, de su crianza y de la tauromaquia en general.

Una vez finalizada la charla coloquio se entregaron diferentes detalles taurinos a las ganaderías presentes en homenaje a la fidelidad a un encaste como es el encaste Santa Coloma.