11 Festejo de abono. Martes 12 de abril de 2016.

López Simón ha hecho la faena más destacada y ha dado la única vuelta al ruedo de la tarde. El madrileño aprovechó al tercero para realizar la labor más rematada de una corrida en la que falló el elemento toro. También hubo detalles con el capote de Morante y con la muleta de López Simón, que tampoco pudieron hacerse con el triunfo en esta décimo primera de abono.

FICHA:

Se lidiaron cuatro toros de Jandilla, uno de Vegahermosa -segundo- y un sobrero de Albarreal -primero-bien presentados y de juego variado.

Morante de la Puebla, silencio y silencio.

Diego Urdiales, ovación y silencio.

López Simón, vuelta al ruedo tras petición y silencio

Casi lleno en tarde fresca. Saludaron en banderillas Domingo Siro y Jesús Arruga.

CRÓNICA:

La corrida de Jandilla no ofreció muchas oportunidades a los toreros. López Simón construyó la faena más entonada de la tarde al tercero y fue quien estuvo más cerca del triunfo.

Morante de la Puebla cumplía su tercer compromiso en el abono y se estiró a la verónica en el primero de la tarde, perdiendo las manos el de Jandilla en algunos lances, lo que deslució el recibo. El toro se derrumbó al salir del caballo y fue devuelto. El sobrero de Albarreal tampoco estuvo sobrado de fuerza. Fue bien picado por Cristóbal Cruz y perdió las manos en el inicio de faena, parándose muy pronto. Morante tuvo que abreviar ante la falta de enemigo y mató de pinchazo y estocada. Silencio.

En el segundo de su lote también quiso lucirse con el capote y dejó una verónica excelente por el lado derecho. En la muleta se le venció de forma peligrosa por los dos pitones y se paró muy pronto, de modo que el de La Puebla se volvió a encontrar sin opciones. Mató con brevedad. Silencio.

El segundo, del hierro de Vegahermosa, también perdió las manos en el capote. Aguantó bien el quite que le hizo López Simón con el capote a la espalda. En la muleta, Diego Urdiales dejó detalles sueltos con un animal que no le ayudó. Lo intentó con la derecha y logró hilvanar una serie que no pudo rematar porque el de Vegahermosa claudicó. Lo intentó también al natural con el toro completamente agotado, dejando algún detalle en los remates de serie. Mató de buena estocada y saludó desde el tercio.

Urdiales sacó al quinto por fuera de la segunda raya y lo toreó con la derecha, logrando algún muletazo estimable. El toro hizo hilo en la segunda serie y el de Arnedo le cambió el terreno. El seco derrote que daba el de Jandilla descompuso la labor del torero, que lo intentó con la zurda sin resultado al tener peor condición por ese lado su enemigo. Otra vez mató de estocada y tuvo que descabellar. Silencio.

López Simón firmó un bonito comienzo de faena al tercero, un toro que pareció tener más fuerza que sus hermanos de camada. La primera serie fue ligada y templada. La segunda también tuvo ligazón y fue rematada con un bonito cambio de mano. En la tercera sonó la música y cuando cogió la zurda el toro prácticamente se había agotado. Apuró los últimos muletazos muy cerca del toro y mató de buena estocada. Hubo petición de oreja, pero el presidente no la concedió, dando la vuelta al ruedo el torero.

López Simón se salió a los medios dando lances al sexto, rematando con buena media. Brindó al público y en los primeros muletazos el toro se orientó. Cuando se puso a torear en redondo, al ‘jandilla’ ya le costaba seguir la muleta. A base de insistencia y de acortar el terreno extrajo algunos muletazos hasta que el toro dejó de pasar. Mató de estocada y su labor fue silenciada en el que era el último toro para él en la Feria.