El Tribunal Constitucional ha dado a conocer las razones y los argumentos por los que declara inconstitucional y nulo el art. 1 de la Ley 28/2010 que prohibe la celebración de corridas de toros y otros espectáculos taurinos en Cataluña. El Tribunal considera que al ejercer su competencia para la regulación de los espectáculos públicos, la Generalitat ha “menoscabado” la competencia del Estado para la “preservación del patrimonio cultural común”, condición que las corridas de toros tienen atribuida por ley.

El Tribunal señala el hecho “incontrovertido” de que “la Tauromaquia tiene una indudable presencia en la realidad social de nuestro país”; asimismo, explica que las corridas de toros “son una actividad con múltiples facetas o aspectos que explican la concurrencia de competencias estatales y autonómicas en su regulación” dado “su complejo carácter como fenómeno histórico, cultural, social, artístico, económico y empresarial”. Como “una expresión más de carácter cultural”, las corridas de toros “pueden formar parte del patrimonio cultural común que permite una intervención del Estado dirigida a su preservación ex art. 149.2 CE”.

Por otro lado, nada impide que la Comunidad Autónoma, en el ejercicio de su competencia sobre ordenación de espectáculos públicos, pueda “regular el desarrollo de las representaciones taurinas”; o pueda, en materia de protección de los animales, “establecer requisitos para el especial cuidado y atención del toro bravo”. Y tampoco tiene la obligación de “adoptar medidas concretas de fomento en relación a las corridas de toros”.

Tras conocer ésto, la Federación de Entidades Taurinas de Cataluña (FETC) ha emitido un comunicado en el que ha explicado que a partir de este momento «se abre un nuevo escenario para el toreo en Cataluña en el que resultará imprescindible la implicación de todo el sector taurino (profesionales, aficionados, medios de comunicación) en el que es el objetivo principal: abrir la Monumental al toreo«. Además, la Federación ha querido hacer constar su agradecimiento y reconocimiento «a todos los que desde su respectivo ámbito de actuación han colaborado y siguen haciéndolo en la afirmación de los valores de la Tauromaquia pues es a partir de ellos cuando ésta cobra sentido. A la Fundación del Toro de Lidia, con sus múltiples iniciativas desde su reciente creación«.

Los aficionados catalanes han querido recordar la figura de «Luis María Gibert, anterior presidente de esta Federación e impulsor de la ILP taurina que nació como respuesta a la prohibición y que, contra viento, marea e incomprensiones, reunió más de medio millón de firmas en todo el Estado, una tercera parte de ellas en Cataluña. Esa ILP, que luego el Congreso de los Diputados convirtió en otra cosa, fue la respuesta más contundente a la sinrazón catalana y un argumento de peso para mantener viva la esperanza«.

Por último, la FETC apuesta por la voluntad de «seguir en la lucha para que la sentencia del Tribunal Constitucional se aplique conforme a Derecho y que las corridas de toros, desde la legalidad arrebatada que ahora se les devuelve, se puedan organizar y celebrar con normalidad en Cataluña. Una lucha en la que sabemos no estamos solos«.