Logroño 25 de septiembre de 2109. Quinta de feria. Un cuarto de entrada. Toros de El Parralejo, buenos en general. Jesús Manuel “ El Cid “silencio y vuelta al ruedo. Juan Leal, vuelta al ruedo y oreja y dos vueltas al ruedo. Luis David Adame, oreja y silencio. Al romper el paseíllo la empresa homenajeo “a El Cid”.

Por Óscar García

Interesante corrida la que hemos visto para finalizar el ciclo Mateo. Juan Leal lo hizo todo para triunfar con dos faenas rotundas pero…el presidente en el quinto no lo creyó oportuno tras una petición unánime y posterior bronca al palco. El diestro francés realizo dos faenas que no hacen más que refrendar el buen momento en el que esta y las ganas que tiene de ser figura. Torero valiente y de calidad.

Se despedía hoy de Logroño Manuel Jesús El Cid y realizo dos faenas repletas de bellos muletazos con temple y cadencia. Estuvo torero el sevillano, gustándose y hasta haciendo desplantes. Erro con la espada lo que le impidió el triunfo. Dejo muy buen sabor de boca en su despedida.

Luis David corto la otra oreja de la tarde tras una buena faena refrendada con una estocada en todo lo alto.

Al que abrió plaza le faltaron fuerzas para dar emoción a la buena faena que le hizo El Cid, templada, cuidando los tiempos, que finiquito Jesús Manuel con pinchazo y estocada. Silenciado.

En segundo lugar salió un buen toro al que el francés entendió bien y con el que se acoplo perfectamente. Comenzó la faena de rodillas con una muy buena serie, seguida de muy buenos muletazos ligados por ambos pitones. La conexión con el público fue inmediata. La pena que falló con la espada una faena de mucho temple y valor. Vuelta al ruedo.

El primer toro de Luis David fue un tanto flojo y el mexicano lo fue cuidando y dándole su tiempo en todos los tercios. Buena faena que remato con una tremenda estocada recibiendo fulminante. Tras fuerte petición le fue concedida una oreja.

El cuarto tuvo clase y tras un buen saludo capotero el de Salteras cuajo una faena cuyos pasajes más templados vinieron por el pitón izquierdo. Naturales con cadencia y largos los que instrumento el diestro con la mano baja y la figura desmayada. Termino adornándose y de nuevo la espada le impidió salir por la puerta grande. Dio una vuelta al ruedo.

El quinto fue un buen toro que tuvo calidad y clase. Se arrancaba pronto a los engaños y tuvo duración. Tras un inicio en el centro del ruedo con el que conecto con el público, Leal ejecuto series con la mano derecha que hicieron vibrar al público, con la mano baja y muy profundos. Todos muy ligados con buenos pases de pecho y circulares que terminaros de encender al público. Mato de estocada certera y el toro rodo casi de inmediato y la fortísima petición del respetable solo fue atendida por el presidente a medias. Una oreja y dos vueltas al ruedo tras las cuales el palco fue abroncado.

El sexto protestón y gazapón no permitió a Adame lucirse en exceso. Faena sin mucha historia que remato con estocada algo desprendida. Silenciado.

Fotos Rosi Fernández