Cartel de lo más internacional el celebrado hoy en Calasparra con Novillos de Sobral (Portugal) y los novilleros Manuel Ponce (España), Juan de Castilla (Colombia) y Adrien Salenc (Francia), donde el público sólo ha cubierto 1/3 aproximadamente del aforo, en el cuarto festejo de la Feria del Arroz.

 

Abría cartel el chiclanero Manuel Ponce, que recibió a novillo con buenas verónicas antes de entrar al caballo “para cubrir expediente” y donde fue aplaudido  Kiko “El Patillas” por esa labor. Brindó a su compañero y amigo el novillero José Manuel y comenzó la faena con doblones bien ejecutados, para realizar una faena correcta por ambos pitones a un novillo sin transmisión de ninguna clase y que se fue apagando a medida que transcurría el tiempo. Mató de una muy eficaz y fue silenciada su labor.

 

Sin fuerzas y defendiéndose desde el comienzo fue el cuarto de la tarde, al que “El Niño del Barrio” puso dos buenos pares de banderillas y donde de manera increíble el palco no accedió al cambio de tercio solicitado por el torero a pesar de tener puestas cuatro banderillas y haber entrado en suerte en tres ocasiones, (parece que este año le gusta el protagonismo en todos los festejos al presidente). Se paró de inmediato delante de la muleta y Manuel Ponce no consiguió que entrase al engaño dos veces seguidas, además de los “tornillazos” que daba cada vez que se encontraba la muleta cerca de sus pitones. Tras dos pinchazos, media y descabello el respetable silenció su labor.

 

Juan de Castilla se encontró con un primer novillo también falto de transmisión y “agarrado” al albero, al que intentó hacerle bien las cosas, consiguiendo algunos lances buenos por el pitón derecho. Mató de pinchazo y estocada y saludó una ovación.

 

El quinto de la tarde dio más juego, aunque mostró también sus complicaciones que supo resolver el colombiano, el cual comenzó su faena de capote con tres buenas verónicas para luego con la franela sacar alguna serie de mucho mérito al natural. Entró a matar si muleta, lo cual “enloqueció” al respetable que tras otro pinchazo y estocada solicitó la oreja que el palco concedió de inmediato.

 

Poco tiempo está en el escalafón el Francés Adrien Selenc (en su día alumno de la Fundación El Juli), destacando en un lucido quite por navarras. Su faena fue muy voluntariosa con grandes dosis de valor. Mató de una buena estocada y paseó la primera oreja de la tarde.

 

Muchas ganas mostró también en el último de la tarde, donde el novillo también se aplomó, pero el francés consiguió a base de un gran esfuerzo sacar algunos muletazos de mucho merito. mató de dos pinchazos y estocada siendo aplaudida su labor.

 

Ficha del festejo.

Plaza de Toros de Calasparra

1/3 de aforo en los tendidos

Novillos de Sobral, muy bien presentados y complicados en líneas generales.

– Manuel Ponce.- Silencio y silencio

– Juan de Castilla.- Ovación con saludos y oreja

– Adrien Salenc.- Oreja y palmas