El diestro ha experimentado durante este último año una evolución en su toreo profundo, clásico, templado y de calidad que le ha llevado a lo más alto, consiguiendo numerosos trofeos y 17 puertas grandes en plazas tan importantes como Madrid o Sevilla

 

“Ha sido una temporada mágica; ver plazas como Las Ventas o La Maestranza emocionarse con mi toreo es una sensación única”, ha asegurado tras su último éxito en el coso hispalense

 

Madrid, 27 de septiembre de 2016. José María Manzanares ha concluido la temporada europea 2016 con un total de 17 salidas a hombros y 42 orejas en plazas de primera y segunda categoría. El balance numérico de un año de alto nivel artístico se suma a la clara evolución de su toreo profundo, clásico, templado y de calidad.

Plazas tan importantes como las de Madrid –cuando firmó una tarde histórica frente a Dalia de Victoriano del Río-, Sevilla, Jerez de la Frontera, Alicante, Mont de Marsan (Francia), El Puerto de Santamaría, Pontevedra, Ciudad Real, Valladolid, Ronda, Dax (Francia) o Albacete han sido testigos de los éxitos de Manzanares y de su dimensión artística.

El diestro, que el pasado domingo firmaba una faena para el recuerdo en La Real Maestranza de Caballería de Sevilla ante un toro de García Jiménez, hace balance de una importante temporada: “Ver plazas como Las Ventas o La Maestranza emocionarse con mi toreo es una sensación única”.

Durante este año, Manzanares ha reivindicado su concepto puro y clásico, consiguiendo dar un paso más en su forma de entender la Tauromaquia e imprimiendo un plus de lentitud y profundidad a su toreo. Además, el manejo de su contundente espada le ha permitido culminar la mayoría de sus obras.

Al mismo tiempo, el diestro que próximamente comenzará la preparación de su temporada americana, ha concedido dos alternativas a lo largo del año y ha abierto carteles a los toreros más jóvenes, mostrando así su constante apoyo al futuro de la tauromaquia.