Novillada en honor a la Virgen de los Remedios en Alicante con reses de Montealto.

Abrió la tarde el rejoneador José Rocamora ante un novillo al que colocó tres rejones de castigo. Se vino el astado un poco a menos pero Rocamora aprovechó las embestidas que le regaló para dejar momentos muy ajustados. Basó la faena en las largas y el rejón de muerte entró al segundo intento, dando vuelta al ruedo tras aviso.

Alfredo Bernabéu se fue a esperar al segundo a la puerta de chiqueros y lo paró con suaves verónicas. Al caballo por chicuelinas y quite de Jorge Rico por la misma suerte. Tenía movilidad en los comienzos el de Montealto al que sacó de tablas a los medios con torería. Dejó algún natural suelto y día derechazos de mano baja y relajado con mucho mérito. Se paró pronto y dejó un pinchazo hondo que escupió pero que sirvió para que doblara. Vuelta al ruedo.

Buen recibo capotero de Jorge Rico que entró en sustitución de Borja Collado. Comenzó faena de muleta a pies juntos por alto. La siguiente tanda por el derecho tuvo recorrido y largura pero se frenó el de Montealto y la faena fue a menos. La estocada entró entera y cortó la primera oreja de la tarde.

Adrián Velasco comenzó faena de muleta con intensidad. Consiguió una tanda de derechazos larga y con el de Montealto embistiendo con clase sin quitarle la pañosa de la cara. Bajó la faena pero supo remontaría al final con molinetes de rodillas y manoletinas. Falló con los aceros y dio una vuelta al ruedo.

Borja Ximelis dejó el mejor toreo de capa de la tarde con pausadas verónicas y chicuelinas. Colocó los tres pares de banderillas con el público entregado. El de Montealto resultó ser el de menos opciones por su falta de fuerza, aún así Ximellis pudo dejar sello de su personalidad con muletazos muy lentos a media altura. Cuidó al animal y cerró con derechazos de uno en uno muy meritorios. La espada entró entera pero necesitó de un certero descabello.

Cerró la tarde el valenciano Miguel Polope que venía de debutar con caballos en la pasada feria de Julio de Valencia. Polope recibió con unas ceñidas verónicas al sexto de la tarde. El astado marcó la pauta de la faena en los primeros doblones de Polope para tantear y templar la embestida, distraído y dudoso el animal. Polope consigue hilvanar algún derechazo de impoluta estética en la misma tónica del animal. Por el izquierdo el novillo resulta aun más dudoso imposibilitando el lucimiento de Polope siempre voluntarioso. Desafortunado con los aceros hasta sonarle los dos avisos y ser silenciado.

Ficha del festejo:
Plaza de toros de Alicante. Novillada en honor a la Virgen del Remedio. Novillos de Montealto para:
José Rocamora, vuelta al ruedo ras aviso
Alfredo Bernabéu, vuelta al ruedo
Jorge Rico, oreja
Adrián Velasco, vuelta al ruedo tras aviso
Borja Ximelis, oreja
Miguel Polope, silencio tras dos avisos

Fotografía: David García