PRESENTÓ EL MODELO DE VILLASECA, MAS QUE UN MODELO TAURINO.

EN LA PRIMERA JORNADA BAJO EL TÍTULO “LAS FERIAS DE NOVILLADAS, DE FUTURO”.

La Sala Cossío de la Plaza de Toros de Las Ventas de Madrid fue el escenario de la primera jornada del “XVI Congreso de Tauromaquia 2016” que organizaba la Federación Taurina de la Comunidad de Madrid con la colaboración del Centro de Asuntos Taurinos cuyo Director Gerente, Manuel Ángel Fernández inauguró el congreso de tauromaquia.

En la primera jornada del “XVI Congreso de Tauromaquia 2016” estaba dedicado a “Las Ferias de Novilladas, Semilla de futuro” con la participación del Alcalde de Arganda del Rey, Guillermo de Hita Téllez y el Alcalde de Villaseca de la Sagra, Jesús Hijosa Lucas.

En Villaseca preferimos apostar por las novilladas antes que por una corrida de toros” señaló Jesús Hijosa.

En su intervención el alcalde de Villaseca de la Sagra, Jesús Hijosa, destacó la importancia que tiene la labor de promoción de los jóvenes valores que serán los futuros toreros donde Villaseca de la Sagra y más concretamente tanto su Alfarero de Plata para novilleros sin caballos y principalmente su Alfarero de Oro está inmerso en la tarea de a través de dar paso a los jóvenes valores de la tauromaquia, conseguir el objetivo de crear una autentica competencia entre los profesionales y aportar desde nuestras posibilidades el apoyo a la base de la tauromaquia que es fundamental para el futuro de la Fiesta de los Toros.

Es necesario bajar los costes y la administración debería jugar un papel importante”.

A lo largo de la exposición sobre el modelo que es Villaseca de la Sagra, el alcalde de la localidad señaló que “es necesario bajar los costes de las novilladas y la Administración debería jugar un papel importante en ello. Es absurdo ver cómo hay cinco médicos en un festejo taurino mientras que diferentes ambulatorios se mantienen con un único doctor”. Indicó así mismo que “la legislación en estos momentos no favorece la organización de festejos taurinos y la administración central, regional o a quien competa debería revisarla”.

El aficionado tiene que tener voz y voto en el toro porque es el que paga la entrada y ahí Francia nos da una lección” indicó Jesús Hijosa.

Siguiendo el modelo francés donde la participación de los aficionados es importante, Villaseca de la Sagra quiere que el aficionado sea el eje de nuestro certamen, es decir, la importancia de una plaza se adquiere con la seriedad y el prestigio así como el contribuir a crear la inquietud de nuestra fiesta en cientos de nuevos aficionados. El trabajo bien hecho crea afición

El festejo popular debe de ir unido con la feria de novilladas y certámenes taurinos”.

“Los festejos populares deben de ser la base de los festejos taurinos como las novilladas y certámenes, sin la existencia de uno no podemos hablar del otro. En nuestra localidad los encierros tradicionales aglutinan cada mañana de encierro a casi cinco mil personas que viven el festejo popular con un protagonismo máximo.”

En referencia al trapio que se lidia en la plaza de toros “La Sagra” de Villaseca y la variedad de encastes.

Jesús Hijosa indicó que “el trapío de los animales que se lidian en Villaseca da más importancia a lo que se realiza delante de ellos. Nosotros seleccionamos teniendo en cuenta la preparación con el fin de que la oportunidad no se convierta en algo perjudicial para los chavales”. Así mismo indicó que “es un grave error de los toreros apostar por un tipo de ganaderías ya que la variedad de encastes es fundamental para la Fiesta de los toros”.

Así mismo denunció el mal camino que supone quitar integridad al toro, la importancia de una gestión transparente sobre la base de la afición y mirar al futuro, defendió los festejos populares como vivero de aficionados, señaló que el mayor mal de la fiesta se encuentra dentro.

Hijosa también apuntó a la financiación externa de los antitaurinos, a la seña de identidad que supone el toro para Villaseca con el apoyo casi unánime del pueblo que además repercute en aspectos más allá de la feria taurina.

Una exposición del Modelo Villaseca, más que un modelo taurino que concitó el interés y los aplausos de los aficionados que llenaban la Sala Cossío de la Plaza de Toros de Las Ventas en la que se defendió la integridad, el futuro y la importancia de la afición como mayor garantía de futuro.