Andrés Roca Rey sale a hombros por la Puerta Grande tras cortar tres orejas después de una grandiosa tarde de toros.

Tarde grandiosa para el torero peruano Andrés Roca Rey en la Feria de San Fermín de Pamplona. El diestro salió a hombros por la Puerta Grande tras cortar tres orejas, la primera de ellas por la vía épica y las dos del sexto tras un faenón con pasajes de gran toreo.

Frente al tercero de la tarde, Roca Rey quitó por tafalleras antes de plantarse de hinojos en el tercio para comenzar la faena de muleta. En el segundo muletazo el toro de Fuente Ymbro hizo por él y le prendió de manera espeluznante por el bajo vientre. Se repuso Roca Rey para firmar una faena plena de agallas, corazón, valentía y pundonor, extrayendo muletazos en la querencia del astado. Muy deslucido al astado, pese a lo cual el torero limeño pone toda la carne en el asador, y tras un estoconazo paseó una oreja ganada a sangre y fuego en la arena del coso pamplonica antes de pasar por su propio pie a la enfermería.

Tras ser atendido de una herida en la zona escrotal, Roca Rey meció los brazos con gusto frente al sexto de la tarde, ‘Soplón‘, antes de ponerlo en suerte al caballo con un precioso galleo con el capote a la espalda. El limeño comenzó su faena de muleta con varios cambiados por la espalda en la misma boca de riego, para después torear con extrema suavidad y temple al noble astado de Fuente Ymbro. Con un gusto y una cadencia exquisita, Roca Rey firmó grandes series de muletazos, sobresaliendo el toreo acompasado al natural, e improvisando en la parte final de la faena. El delirio llegó en una última serie toreando de rodillas, encajado, saboreando las últimas embestidas del castaño, antes de finiquitarlo de un estoconazo hasta las cintas que hizo rodar sin puntilla al burel. El público pidió los máximos trofeos para Roca Rey, pero el palco lo dejó en dos orejas y vuelta al ruedo para el de Fuente Ymbro.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de Toros de Pamplona. Lleno en tarde calurosa. Se lidiaron toros de Fuente Ymbro, el sexto premiado con la vuelta al ruedo.

Miguel Abellán: silencio en su lote.

Paco Ureña: silencio y silencio.

Andrés Roca Rey: oreja y dos orejas con petición de rabo.