Gonzalo Caballero, herido de gravedad el pasado 12 de mayo en Las Ventas, ha recibido a primera hora de la tarde el alta hospitalaria del Hospital San Francisco de Asís.

El doctor Máximo García Padrós ha explicado que «ha evolucionado todo sin complicaciones. Era una herida extensa y de mucha rotura muscular pero la recuperación en estos primeros días ha funcionado todo como debía». El lunes próximo, el matador de toros madrileño acudirá de nuevo al centro médico para que le sea retirada la sutura, además de comenzar con los ejercicios de rehabilitación para acelerar su vuelta a los ruedos.

Caballero, con dos cornadas de 20 y 15 centímetros que alcanzaban el fémur y producían destrozos en el músculo vasto interno, crural y vasto externo, permaneció en el ruedo hasta pasaportar a su oponente y pasó por su propio pie a la enfermería, un acto que el propio cirujano jefe de la Plaza de Toros de Las Ventas destaca porque «con una rotura como esta a cualquiera le habría costado continuar».