Fernando Flores dio una vuelta al ruedo tras lidiar al sexto novillo de Araúz de Robles. Fue el de más opciones de un encierro sin mala condición. Luis Manuel Terrón saludó una ovación en el quinto y Guillermo Valencia fue silenciado.

El sexto de la tarde humilló más y tuvo mayor recorrido aunque echó la cara arriba en el final del muletazo. Fernando Flores le plantó cara para ligar series en los medios. El público vio en el novillo posibilidades y se posicionó rápidamente a favor de él. La determinación de Flores tuvo repercusión y por ello pese a pinchar con la espada hubo petición de oreja. No fue concedida y dio una vuelta al ruedo. Con el tercero que manseó en varas se justifició sin que el novillo le permitiera el lucimiento.

Luis Manuel Terrón derrochó valor durante toda la noche. Estuvo firme con el tercero que fue más complicado y bravo en el caballo. Fue cogido en un quite al cuarto, afortunadamente sin consecuencias. Y con el quinto saludó con división de opiniones después de que asomaran algunos pañuelos. El animal fue a peor en el transcurso de la lidia y se quedó corto en la muleta, agarrándose al piso. Tampoco estuvo acertado con la espada.

Guillermo Valencia saludó al primero a porta gayola para continuar con una larga cambiada en el tercio. A base de técnica le extrajo series al novillo. Pinchó con la espada como también hizo en el cuarto. La faena careció de ligazón por la condición del animal.

Ficha:

5 de agosto de 2017. Las Ventas, Madrid. Novillos de Araúz de Robles

Guillermo Valencia: silencio tras aviso y silencio tras aviso

Luis Manuel Terrón: silencio y saludos tras aviso

Fernando Flores: palmas y vuelta