Joao Moura hijo le cortó una oreja al noble primero. Clavó los rejones en buen sitio, toreando con la grupa del caballo en una labor clásica y de perfecto planteamiento. Citó de frente y de lejos para poner banderillas, quebró con torería y despertó al público dejando dos cortas, adornándose con el caballo. Todas las banderillas quedaron agrupadas. Mató de un buen rejón entero y trasero de efecto casi inmediato.

Noble pero de poca duración, el cuarto fue apagándose poco a poco. Buena faena de Moura, brindada a María Sara. Toreó de forma clásica, poniendo banderillas al quiebro, citando de lejos y lidiando mucho al toro, con el público metido en la faena. Dejó tres cortas bien reunidas y mató de pinchazo y rejón casi entero muy trasero. Ovación con saludos.

Leonardo Hernández se aseguró la puerta grande tras cortarle las dos orejas al segundo, al que lidió perfectamente de salida. Dejó un excelente primer rejón y toreó muy bien durante toda su faena, conectando pronto con los tendidos. Lució en carreras a dos pistas, quiebros, cites con saltos del caballo… Clavó también tres cortas y una rosa, brillando en las piruetas. Acabó con un pinchazo y un rejón entero.

Otro trofeo paseó del quinto, otro ejemplar noble y bien lidiado de salida por el jinete extremeño. Fue cogido en el tercio de banderillas, afortunadamente sin mayores consecuencias que el susto para caballo y caballero. Regresó con otro caballo, dejando banderillas con grandes quiebros. La faena bajó un poco de intensidad a raíz del percance, pero supo remontar el torero, que clavó tres cortas al violín antes de dejar una rosa y un rejón de muerte más un golpe de descabello.

Noble pero algo tardo resultó el tercero, bien lidiado de salida por Lea Vicens, que clavó un rejón de castigo. Toreó con Bach, Bético, Bazuka y Espontáneo, clavando con acierto las banderillas. Realizó carreras y quiebros con vistosidad, clavando rosas antes de matar de un rejón rápido de efecto. El toro tuvo calidad y no siempre supo aprovecharla la amazona, que regresaba tras brindar una gran actuación el pasado año.

Muy parado desde el principio, el sexto obligó a hacer un esfuerzo a Lea Vicens para poder clavarle dos rejones de castigo que parecieron despertar al animal. Mostró complicaciones el de Bohórquez, logrando Lea los mejores pasajes en una banderilla al violín y dos rosas. Mató mal y todo quedó en silencio. No obstante, el público arlesiano le ovacionó en su despedida del ruedo.

Arles (Francia), lunes 17 de abril de 2017. Matinal. Toros para rejones de Fermín Bohórquez. Muy bien presentados, nobles y de buen juego, con calidad y buen son. Más deslucido el sexto. Joao Moura hijo, oreja y ovación con saludos; Leonardo Hernández, dos orejas y oreja; y Lea Vicens, ovación con saludos y silencio. Entrada: Casi dos tercios.