Cientos de niños y niñas de Albacete acudieron ayer al encuentro con Miguel Ángel a 24 horas para su compromiso de mañana en la corrida de Asprona que lidiará en solitario. El torero extremeño les acompañó durante la Exhibición de Toreo de Salón que ofrecieron los alumnos de la Escuela Taurina de Albacete en la céntrica Plaza del Altozano de la capital manchega.

Si algo quedó claro es que Albacete tiene ganas de toros y que siente una especial predilección por Miguel Ángel Perera. Un sentimiento, por cierto, que es recíproco. “Aquí me siento muy querido desde que vine por primera vez en 2007. Y no sólo como torero, sino también como persona. Por eso he elegido Albacete para encarar uno de esos compromisos que un torero afronta pocas veces a lo largo de su carrera”, afirmó Miguel Ángel. Con su presencia en este acto, Perera quiso agradecer al público de Albacete ese cariño y también su presencia hoy en la corrida a beneficio de Asprona. “Quedé muy sorprendido de la labor social que hace Asprona cuando vine a conocer su trabajo. Es impagable y muy necesario. Por eso brindo ahora mi esfuerzo por ayudar a esas personas que necesitan de tanta ayuda y de tanto calor”, resaltó el torero.

A continuación, Miguel Ángel Perera se fundió con el público que llenaba la Plaza del Altozano y entregó personalmente las invitaciones que Asprona ha regalado a los niños y niñas de hasta catorce años que han acudido a la cita para que, no sólo ayer, sino también hoy estén en la plaza llenando los tendidos de La Chata.