Alejandro Talavante cortó una oreja a un sobrero de Conde de Mayalde que se lidió en quinto lugar en la Corrida de la Prensa. Sebastián Castella también realizó una faena a destacar pero la estocada quedó trasera. En cambio, Javier Jiménez, vivió la cara dura y sufrió una cornada en el sexto.

Con el quinto tris de Conde de Mayalde, ancho de sienes, Alejandro Talavante hizo vibrar Las Ventas a base de temple y despaciosidad. Inició la faena de muleta entre las rayas, suavemente, hasta un cambio de mano, a cámara lenta, que fue el punto de inflexión de la faena. Citando de frente, el extremeño le dio importancia a la labor a la vez que desprendía naturalidad y calma. Lanzó una mirada al tendido 7, donde se desarrolló la faena, y en más de una ocasión puso a ese tendido y a otros en pie. Tras la estocada paseó una oreja con mucha fuerza. 

Tras el encantamiento de Alejandro Talavante, salió el sexto que embistió rebrincado y pegando cabezazos. Marcó el percance hasta que alcanzó a Javier Jiménez en la cara interna del muslo derecho. Intentó continuar la lidia pero finalmente fue trasladado a la enfermería donde fue intervenido de una cornada de dos trayectorias con pronóstico grave. Sebastián Castella pasaportó al toro.

Otro sobrero de Buenavista, al que el francés paró en el tendido 7 y realizó un quite por tafalleras. Comenzó la faena de muleta en el tendido 4 con estatuarios. La segunda serie, en los medios. La siguiente, al natural. El toro tuvo buen tranco y hubo mucha ligazón por el pitón derecho, que fue extraordinario. Luego acabó la faena en cercanías pasándoselo por detrás y por delante y en circular. Abrochó con bernadinas y tras la estocada trasera fue ovacionado. Se dobló con la muleta con el cuarto, más alto y recogido de cara. Reponía por el derecho y por el izquierdo tuvo mayor recorrido y tras ligarle series mató de estocada entera y fue ovacionado. 

El tercero, ancho de pecho, bajo y tocado del derecho tuvo poca fuerza y embistió con el pitón de dentro. Javier Jiménez estuvo largo rato con él y con el público a la contra. La estocada quedó un poco delantera. El segundo fue muy desagradable, sin humillar y pegando cabezazos y Talavante abrevió y falló con los aceros.

Asistencia: No hay billetes – 23.624 espectadores.