La Fundación del Toro de Lidia ha convocado este mediodía una rueda de prensa para explicar las medidas legales a adoptar ante los ataques y ofensas vertidos en distintos medios de comunicación con motivo del fallecimiento del torero Víctor Barrio. El acto ha tenido lugar en la sede de Cremades & Calvo-Sotelo en Madrid y ha contado con la presencia de cerca de cincuenta medios generalistas -televisiones, cadenas de radio, cabeceras de prensa…- a cuyos representantes se les ha repartido un dossier de ochenta páginas con numerosos ejemplos de mensajes ofensivos hacia la memoria del matador segoviano, sus familiares y, por ende, a todo el mundo del toro.

La mesa ha estado compuesta por dos patronos de la Fundación, Carlos Núñez y Juan Diego, el socio del bufete Cremades & Calvo-Sotelo José Miguel Soriano y abogados de procesal y penal.

En su intervención, Juan Diego ha subrayado al respecto de los mensajes ofensivos publicados estos días que son “abominables” y que plasman “la catadura moral y ética de determinados personajes y de determinado sector del mundo animalista”. En declaraciones a Aplausos añade que son, sencillamente, “inaceptables” y que “trascienden el debate de lo taurino o no taurino”. “Nosotros respetamos la libertad de expresión y, por tanto, la libertad de las personas, pero no la incitación al odio. El derecho al honor y a la dignidad están por encima de todo y, por supuesto, por encima del debate toros sí, toros no. Parece que la sociedad civil está respondiendo, la situación ha calado y empezamos a notar la movilización de la gente. Todo el mundo está muy sensibilizado e implicado. De hecho, estamos recibiendo tantos o más mensajes de gente no taurina que de taurina, denunciando lo aberrante de estos personajes y mostrando su preocupación sobre qué tipo de nefastos valores trasladan a la sociedad. Como dijo Ortega y Gasset, asomarse a una plaza de toros es vivir el fiel reflejo de cualquier sociedad y eso se está demostrando ahora mismo. Todo ese odio no debe quedar impune. Si no se pone coto a la situación, las consecuencias pueden ser perversas”, advierte.

El salmantino, además, agrega: “La sociedad debe tener este debate y denunciar la persecución y el acoso que estamos sufriendo los profesionales y aficionados taurinos. Hoy en día, cuando nuestros gobernantes realizan políticas para súper proteger a las minorías, parece que se estén olvidando de nosotros, que, precisamente, somos una “minoría” de 17.000.000 de personas”.

La Fundación ha anunciado que va a recurrir a los ministerios de Interior y Justicia y al Defensor del Pueblo y que permanece en contacto con la Policía y la Guardia Civil para intentar que los responsables de los aberrantes mensajes no queden sin castigo y se haga justicia. “Son ataques a un colectivo legal que deben ser sancionados. Vamos a trabajar de forma conjunta para prevenir y, si es el caso, castigar”, apunta Juan Diego, que añade: “Cuando suceden esos ataques hay que interponer una denuncia en comisaría y esperar la colaboración del Gobierno y los cuerpos de seguridad del Estado”.

Asimismo, en la rueda de prensa se ha instado a todas las administraciones públicas a comenzar a legislar sobre el uso de las redes sociales.